¿Qué es un diamante?

Los diamantes fueron descubiertos en la India 500 años antes de Cristo, y el nombre de “diamante” proviene del griego “adamas” el cuál significa “invencible”, haciendo referencia al amor eterno.

Desde la antigua Grecia, los diamantes y la joyería de diamantes ha sido un símbolo del amor y los antiguos creían que eran gotas de rocío, pedazos de estrella o luz cristalizada.

Los diamantes son encontrados en las minas de kimberlita y lamproita. Para que un diamante llegue a la superficie es necesario que ocurra una erupción volcánica a gran profundidad (a unos 150 km o más), cosa que es una rareza ya que la gran mayoría de los volcanes cuentan con una fuente de magma a la mitad de profundidad.

Actualmente el 49% de los diamantes que se extraen anualmente provienen de Sudáfrica, sin embargo, una cantidad importante de diamantes ha sido descubierta en Canadá, India, Rusia, Brasil y Australia.

Los diamantes son minerales tan especiales que solamente unos pocos del total de los que se extraen, cuentan con la calidad suficiente como para ser parte de una joya, de ahí que su valor sea tan elevado y que cada joya con diamantes sea única.

La gran mayoría de los diamantes son de calidad industrial que se usan principalmente para cortar y pulir ya que es la substancia más dura conocida por el ser humano. Solo un diamante puede rayar a otro diamante.

Un diamante está hecho únicamente de carbono, haciéndolo el más puro de todas las gemas.

La calidad de los diamantes es evaluada a través de las 4 C`s: Carat (peso), Cut (Corte), Clarity (Claridad) y Color.